GUATEMALA

Formación, motor de desarrollo para la mujer rural

Un proyecto integral que mejora integralmente la vida de esas mujeres y de sus familias. Una transformación laboral, personal, familiar y social.

Desde 2001, FEACCU colabora en distintos proyectos de formación y desarrollo de la mujer, del Centro de Capacitación Rural para la mujer artesana “Las Gravileas”, en el departamento de Sacatepequez, considerado de extrema pobreza.

Todos los programas de capacitación técnica se acompañaron de módulos de capacitación empresarial y de formación humana que inciden directamente en el nivel de vida de las mujeres y de sus familias, inculcándoles un espíritu emprendedor y mejorando sus condiciones de vida (nutrición, higiene, etc.).

Por otro lado, el hecho de generar ingresos y contribuir al mantenimiento del hogar, les permite mejorar su vida, empezando por su dieta y acabando por tener satisfacciones que no tenían, como ropa, estudio de sus hijos, etc.

En 2001 el ayuntamiento de San Miguel de Dueñas cedió dos locales, para realizar las actividades, con mujeres de 23 comunidades.

Los proyectos se desarrollaron en los municipios de San Miguel de Dueñas, Aloteneango, San Antonio de Aguas Calientes y Santa Catarina Barahona, así como en sus respectivas aldeas.

Proyecto “Capacitación de mujeres en el área de panadería y repostería”

Formando parte de una acción multidisciplinar integrada de desarrollo del departamento.

El objetivo era mejorar el nivel de vida de las familias de esas cuatro poblaciones, a través de la incorporación de sus mujeres al proceso productivo, por medio de la formación en estos oficios.

160 mujeres consiguieron la capacitación en actividades productivas de este tipo, permitiéndoles que pudieran tener un ingreso familiar, con el que mejorar sustancialmente de su nivel de vida.

Proyecto “Promoción y capacitación en el área textil y de corte y confección para mujeres”

148 beneficiarias (88% de las que iniciaron la capacitación); el 12% restante de las mujeres que iniciaron el proyecto, abandonaron el proceso formativo, porque se incorporaron totalmente al proceso de comercialización.

Junto a la formación técnica, la elaboración de productos textiles artesanales y la capacitación laboral se impartió a las mujeres una formación básica en áreas de salud, alimentación y educación para la producción y comercialización. Un programa de alfabetización adecuado al nivel de escolaridad de los diferentes grupos.

El resultado obtenido: haber cooperado directamente en la mejora de la calidad de vida de las cuatro comunidades. Un ambicioso proceso social. Una transformación real y efectiva.

Proyecto “Promoción y capacitación en el área textil y de corte y confección para mujeres”

161 mujeres finalizaron su formación. 22 tejedoras de San Antonio Aguascalientes y de Santa Catarina Barahona produjeron para vender. Se organizaron en tres grupos para atender un pedido de 2000 “individuales navideños”. 45 mujeres de corte y confección cosieron por encargo en sus comunidades, y 35 de la especialidad de panalito hicieron pecheras de vestidos de niña por encargo. Finalizada la capacitación, 102 beneficiarias se habían incorporado al proceso productivo. En el segundo semestre se hizo énfasis en la calidad de las prendas que se confeccionan. Y es que, aunque en sus comunidades tienen aceptación, se ve necesario que mejoren la calidad para poder competir en otros mercados. Por eso, una vez terminado el proyecto, se busca la manera de darles seguimiento a través de las facilitadoras, e implementando seminarios periódicos de actualización en acabados. Se incluyeron dentro de los objetivos empresariales, los objetivos del programa “Empretec” (mujer emprendedora), para motivarlas a incursionar en el proceso productivo. En esta área también se ve necesario acompañarlas un poco más en el proceso de convertirse en microempresarias. Además del acto en el que recibieron sus diplomas, las beneficiarias pudieran poner una exposición/venta de sus productos, con muy buenos resultados.
Cerrar menú