¿Qué huevos comprarás?

29 de Septiembre de 2009.- El sistema de etiquetado y marcado del huevo proporciona al consumidor información sobre las características de los huevos que adquiere, su forma de producción y origen. Además, permite la trazabilidad del huevo, o lo que es lo mismo, encontrar o seguir su rastro en todas las etapas de la cadena alimentaria (producción, transformación y distribución). De esta forma se incrementa la eficacia del sistema de seguridad alimentaria y se amplían las garantías que se ofrecen al consumidor.

CÓDIGO

Un código impreso sobre la cáscara de los huevos, obligatorio desde 2004, permite a los consumidores y autoridades sanitarias seguir el rastro de este alimento desde su origen hata que llega a la cocina del consumidor.

El primer dígito indica la forma de cría de las gallinas:

– 0: producción ecológica.

– 1: camperas.

– 2: suelo.

– 3: jaulas.

En los dos primeros casos, la gallina es criada en el exterior, con acceso a nidos, perchas, tierra y paja. Las gallinas del grupo 2 en el interior, en suelo y sin jaulas. El número 3 supone una cría intensiva dentro de una jaula. Una investigación de la Fundación  para la Adopción, Apadrinamiento y Defensa de los Animales (http://www.faada.org/) informa de que la mayoría de las gallinas ponedoras vive en jaulas que impiden llevar a cabo sus comportamiento naturales como extener las alas, andar, picotear, escarbar, tomar baños de polvo, hacer nidos…

El segundo y tercer dígito del cógido impreso en la cáscara corresponden a las letras identificativas del país de la UE del proceden los huevos (ES en el caso de España). Los dos dígitos siguientes corresponden a la provincia, los tres siguientes al municipio y los tres últimos identifican la granja de producción del municipio.

Los consumidores pueden encontrar distintos tipos de huevos que no tienen diferencias en cuanto al valor nutricional y que proceden de granjas que cumplen con una normativa específica que y que son controladas periódicamente. 

ETIQUETA

Todos los envases de huevos llevan información que permite conocer características de los huevos que interesan al consumidor.

Los datos que facilita el estuche son los siguientes:

– Número de huevos estuchados

– La forma de la cría de la gallina

– La clase según el peso

– La categoría de calidad

– El código del centro de embalaje

– La fecha de consumo preferente

– El consejo de almacenamiento

– El nombre o razón social de la empresa que embale o haya hecho embalar los huevos.

 RECOMENDACIONES

Un huevo procedente de ponedoras sanas, recogido y manejado en condiciones higiénicas de garantía, no presenta riesgos sanitarios para el consumidor. No obstante, a la hora de manipular los alimentos de deben tomar algunas precauciones para prevenir intoxicaciones:

– No lavar los huevos antes de meterlos en el frigorífico para su conservación.

– Cuajar bien las tortillas y mantenerlas en refrigeración.

– No romper el huevo en el mismo recipiente donde se vaya a batir.

– No separar las claras de las yemas con la propia cáscara del huevo.

– No deje los huevos, ni los aliementos que los contengan a temperatura ambiente.

– Conservar siempre en el frigorífico los pasteles, natillas, salsa y consumirlos antes de las 24 horas siguientes a su elaboración.

FUENTES*: FAADA, Instituto de Estudios del Huevo

Cerrar menú

Gracias por suscribirte a nuestra newsletter.
A partir de ahora estarás al tanto de todas las novedades.